Avenida Alvear

La Avenida Alvear, tal vez la más elegante de la Ciudad, fue trazada en 1885 por iniciativa del Intendente Torcuato de Alvear.  La avenida nace en la plazoleta Carlos Pellegrini, junto a Plaza Francia  y desemboca frente al monumento a Torcuato de Alvear.

Una serie de residencias aristocráticas se erigen sobre la avenida Alvear: el Palacio Pereda (hoy residencia del Embajador del Brasil), el Palacio Ortiz Basualdo (que alberga la Embajada de Francia), la mansión de Concepción Unzué de Casares (sede del Jockey Club), el Palacio Álzaga Unzué (Four Seasons Hotel) y la residencia Duhau (Park Hyatt Hotel). Estas construcciones reflejan la influencia del academicismo francés y confieren a la avenida un aire parisino.

En la esquina de la Avenida Alvear y Ayacucho se alza el sofisticado Alvear Palace Hotel, construido hacia 1928 por los arquitectos Valentín Brodski y Estanislao Pirovano, y los ingenieros Escudero y Ortúzar, con documentación traída desde París. El hotel cuenta con 280 habitaciones decoradas en diversos estilos, el Roof Garden (un lujoso salón en el último piso) y amplias terrazas desde las que se divisa el Río de la Plata. A lo largo de sus casi ocho décadas de historia, el Alvear hospedó a emperadores, reyes, presidentes y artistas de renombre mundial.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail